Y Sevilla se rindió a los pies de su Señor, de su Gran Poder. Era el 6 de noviembre del año 2016, y se clausuraba el Año de la Misericordia. La lluvia impidió un Traslado a la Catedral que se celebró un día más tarde y fue gloriosa la vuelta, con toda una ciudad volcada con el Cristo de Juan de Mesa, al que le sonaron marchas como “La Madrugá” o “Nuestro Padre Jesús”. Así fue la doble jornada en vídeo: