La Virgen del Rocío tiene un nuevo y magnífico elemento patrimonial que se acaba de incorporar a su incalculable ajuar. Se trata de un nuevo cetro que obedece a la donación de una de las hermandades filiales que conforman el universo rociero.

El cetro,  fue entregado el pasado domingo por parte de la Hermandad del Rocío de Cartaya para dejar testimonio del amor que profesa  el pueblo de Cartaya a la Blanca Paloma. La pieza ha sido diseñada y realizada en el taller de orfebrería «Orfebrería Castilleja», de Sevilla.