#MemoriaCofrade : La Sagrada Mortaja, seriedad fúnebre que cierra el Viernes Santo sevillano

0

La Hermandad de la Sagrada Mortaja es la seriedad fúnebre que cierra la noche del Viernes Santo en Sevilla. La última de la nómina hace estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral bajo el mando del capataz Antonio Santiago. Con sus 24 ciriales precediendo el paso de misterio, en silencio sepulcral roto por el canto angelical que precede el paso.

SAGRADA MORTAJA

Su nombre completo es el de Antigua, Real e Ilustre Hermandad de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús Descendido de la Cruz en el Misterio de su Sagrada Mortaja y María Santísima de la Piedad.

Representa el momento en que Jesús muerto en el regazo de su Madre, es amortajado por las Tres Marías, que portan el sudario, presenciando la escena San Juan y los Santos Varones, José de Arimatea y Nicodemus (Jn 19,38-40; Lc 23,50-56; Mc 15,42-47; Mt 27, 57-61). La imagen de Jesús fue tallada en 1677 por Cristóbal Pérez,1 y fue restaurada en 1999 por Juan Manuel Miñarro. La Virgen se ha atribuido la Roldana y lleva una diadema realizada en 1939 por Landa.1 El resto de figuras parecen coetáneas, pero son de autor desconocido.1

La cofradía solo posee un paso, donde procesiona el citado misterio. Tiene cuatro ángles en sus esquinas atribuidos también a la Roldana,1 así como una serie de cartelas con ilustraciones. Es de estilo barroco, dorado, iluminado por candelabros de guardabrisas y data de 1710. Fue restaurado en 1981 por Manuel Calvo. La Virgen de la Piedad luce diadema en plata dorada realizada en 1939 por Emilio Landa, y manto bordado en los talleres de Elena Caro en 1979, según el diseño del anterior de Juan Manuel Rodríguez Ojeda, quien realizó los bordados de los vestidos del resto de las imágenes del misterio en 1906. Los faldones son de terciopelo negro, con escudo, del siglo XIX.

Es la única hermandad que mantiene la figura del muñidor que antecede a la cruz de enagüillas.2 El cortejo lleva 18 ciriales debido a la relación estrecha de la hermandad con el Colegio de Notarios de Sevilla, compuesto siglos atrás por 18 miembros. Los ciriales no representan, como se cree, a las personas que acompañaron a Jesús en su entierro, dado que habría que contar a Judas, que ya se había suicidado. Además, el resto de los discípulos, salvo Juan, no aparecen más en la Pasión a partir de la detención del Señor y de las negaciones de Pedro. El paso no lleva manigueteros, siendo escoltado por dos hermanos vestidos de librea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here