#MemoriaCofrade : Montserrat, sabor a pura esencia hispalense

0

La Hermandad de Montserrat, que hace estación de penitencia la noche del Viernes Santo desde su capilla, es sabor y olor a pura esencia hispalense. El Santísimo Cristo de la Conversión del Buen Ladrón y María Santísima de Montserrat son culmen de la sevillanía.

CRISTO DE LA CONVERSIÓN

La escena la Conversión del Buen Ladrón cuenta con un Cristo crucificado flanqueado por los dos ladrones y, frente al Señor, una María Magdalena de rodillas.

La imagen del Jesucristo crucificado fue tallada por el escultor Juan de Mesa en el año 1620, la talla de María Magdalena es una obra anónima del siglo XIX y los ladrones son obra de Pedro Nieto Montañés de 1628.

El Cristo tiene un par de peculiaridades. Sus brazos van por encima del travesaño de la cruz, su corona de espinas le atraviesa la oreja derecha, tiene un gesto de diálogo y es más alto de lo normal (mide 1,90 metros).

VIRGEN DE MONTSERRAT

La Virgen del Montserrat fue tallada por Gaspar de la Cueva realizada en el siglo XVII y fue restaurada por Gabriel de Astorga en 1851. En el paso de palio de esta Virgen las bambalinas van por fuera de los varales en vez de por dentro, como es usual.1

Hay una leyenda que dice que el manto bordado con castillos y leones de la Virgen fue un regalo de Isabel II, aunque existen documentos donde figura que se pagó por él a la bordadora Patrocinio López.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here