Hoy, celebración de San Juan Pablo II, recordamos su visita a la aldea almonteña el 14 de junio de 1993 en la que, al ver la tremenda devoción a la Virgen, exclamó la célebre frase: ¡Que todo el mundo sea rociero!