miércoles, noviembre 22, 2017

Almería

Grandes Hermandades recorren las calles durante la Semana Santa de Almería. Mientras miles de hombres y mujeres disfrutan con su hábito nazareno de este rito procesionista. Ya sea con el hábito nazareno, como acólitos o costaleros. También con mantillas, cumpliendo promesas o sencillamente como espectadores.

Los inicios de la Semana Santa de Almería

Si navegamos en los inicios de la Semana Santa de Almería no encontramos nada relacionado con cofradías o hermandades durante los siglos XIII y XIV, ya que estuvo bajo dominio musulmán. Es en el XVI cuando resurgen las primeras manifestaciones cristiana en Almería. Actualmente hay en Almería 26 hermandades: 22 de pasión y 4 de gloria. La Semana Santa de Almería ha ganado peso con el paso de los años, de manera especial desde la década de los 70, con la llegada de nuevas cofradías, recibiendo además el reconocimiento de ser declarada de Interés Turístico Nacional de Andalucía en 2003.

La provincia de Almería en Semana Santa

La provincia de Almería es también un escenario excepcional para disfutar de esta maravillosa actividad religiosa-cultural. Se podría destacar que en cada uno de los 102 pueblos almerienses se celebran ceremonias litúrgicas y procesiones de reconocido Interés Turístico. En Roquetas de Mar, por ejemplo, el Cristo de la Buena Muerte, espléndido por el momento de la guardia que llevan a cabo los legionarios en la iglesia de El Parador. También en Huércal-Overa se cuenta con una larga tradición de reconocimiento internacional y con desfiles procesionales destacados como La Borriquita. En Vélez Rubio las manifestaciones religiosas datan del Siglo XVI. Esto le da una gran espectacularidad. Este municipio velezano se convierte, cada año, en escenario de la Pasión de Cristo con calles llenas de fervor. También se pueden saborear los típicos platos, bandera de la gastronomía popular. De los que podemos destacar el bacalao y los dulces. Recetas que pasan de abuelas a madres, que muestran el lado más dulce y que son imprescindibles en todos los hogares y en tantos y tantos bares.