La imagen de Jesús fue tallada por Pedro Roldán en 1685. En los acontecimientos de la Guerra Civil un grupo de exaltados rompió la talla de Jesús, aunque Antonio Castillo Lastrucci pudo recomponerla en 1937.3 Fue restaurada en el año 1993.

La cruz de carey y plata que porta Jesús Nazareno fue realizada en el siglo XVIII. Existe una leyenda que dice que dicha cruz fue realizada por un marinero que, tras haber sobrevivido de un naufragio, pudo recopilar conchas de tortuga para hacerla y que la entregó para el Cristo como agradecimiento. No obstante, la historia parece ser apócrifa ya que consta cuántas pesetas costó el carey y la realización.

El paso de misterio fue tallado por José Martínez de 1979,1 de estilo neobarroco, dorado y alumbrado por cuatro faroles de metal dorado. Tiene tallas de evangelistas de Rafael Barbero,1 restauradas por el escultor sevillano David Segarra en 2012. Entre el año 2013 y 2015 el David Segarra realizó ocho nuevos relieves y cuatro cabezas de ángeles querubines. El Jesús lleva potencias de plata dorada, hechas en 1994.

En la fchada de la torre de la parroquia existe un azulejo del Jesús titular de la hermandad, fechado en 1760, el más antiguo de Sevilla dedicado a una imagen procesional.

VIRGEN DE LA O

La imagen de la Virgen fue realizada por Castillo Lastrucci en 1937,3 sustituyendo a la anterior, que fue destruida en los sucesos acaecidos durante la Guerra Civil. El paso de palio de María Santísima de la O tiene orfebrería plateada. La Virgen posee dos coronas de plata sobredorada, realizadas en 1936 y 1975.

A consecuencia de su Coronación Canónica, el año 2007, posee corona de oro de ley. El palio es rojo burdeos con bambalinas y techo bordados en oro a realce y manto de terciopelo rojo burdeos con bordado en oro a realce, realizado por Guillermo Carrasquilla, discípulo de Rodríguez Ojeda.1

La imagen de la Virgen fue coronada canónicamente el 2 de junio de 2007 en la trianera Plaza del Altozano. La festividad de la advocación de la Virgen de la O, genuinamente española, es la misma que la de la Virgen de la Esperanza, o Expectación del Parto, cuya fiesta se celebra el 18 de diciembre.