Crónica del Domingo de Ramos de la Hermandad de Jesús Despojado

El calor fue incómodo protagonista de la espera a la Hermandad de Jesús Despojado en la zona de la Puerta de Triana, a la que la cofradía de la Plaza de Molviedro salió desde la calle Zaragoza. Afortunadamente, ésta es una hermandad con un número soportable de nazarenos para esperarla, incluso a pleno sol. Un sol que hizo brillar las nuevas potencias de Jesús Despojado, labradas en plata sobredorada y repujada por Gustavo Larios.
El Señor con cabeza de Antonio Perea y cuerpo de Antonio Eslava llevaba este año una túnica blanca que los sayones le arrancaban de la piel para sortearla momentos antes de la crucifixión. Muy llamativo, como es habitual cada año en esta hermandad, el exorno floral, que en el paso de misterio estaba compuesto por orquídeas, agapanthus, minicalas y skimias.

La Agrupación Musical Virgen de los Reyes, incombustible pese a las modas, acompañó al misterio con su innegable calidad interpretativa, tocando en el final de Zaragoza la marcha “Eres de todos”, basada en un cántico de las Hermanas de la Cruz, para seguidamente enlazar en el giro a la calle San Pablo “Y al tercer día” con “Virgen de las Angustias”.

Entrada en la Campana  Año 2019

 

Poco después, el estandarte corporativo anunciaba el último tramo de nazarenos y al fondo asomaban ya los ciriales del paso de palio de María Santísima de los Dolores y Misericordia, acompañada por San Juan.

La Banda de Música del Liceo de Moguer sigue ganándose año a año su presencia en la Semana Santa de Sevilla tras este paso de palio que igualmente contaba con un llamativo adorno floral a base de claveles, rosas vendela, rosas spray jana y orquídeas dendrobium. Las cofradías son ya una auténtica enciclopedia del arte de la floristería.
Salió con celeridad de Zaragoza el paso de palio de la dolorosa de Eslava para girar y tomar la calle San Pablo en dirección a la Plaza de la Campana para comenzar a recorrer la carrera oficial.

Entrada en la Campana  Año 2019